8.3.13

bonica



Supongo que aprendemos muchas cosas a lo largo de los años: nos enseñan a pedir perdón y dar las gracias, nos enseñan el nombre de los ríos y de las montañas. Nos enseñan a hacer arroz con leche, a ser consecuentes y a no mentir. Nos enseñan a ser justos y a ser valientes.

Pero nunca nos enseñan nada sobre asumir la muerte. Nadie nos ayuda a comprender. Te cae de golpe, como una ola gigante, helada y amarga. Nadie te prepara para cuando alguien a quien quieres se va.

Mi yaya, falleció hace tres semanas. No hay un solo día que no piense en ella, en todos los juegos, las canciones, las historias que comparto con ella. Su colonia y sus vestidos. Sus rutinas y todas las tardes de toda mi vida, todos los veranos, hasta los 12 años que pasé con ella. Como una segunda madre, me riñó, me hizo cosquillas, me peinó, me cantó y me abrazó. Muchísimo. "Guapa!" le decía y ella te contestaba "boniica!". La  mejor yaya del mundo. La quiero tanto.

Han sido unos días durísimos donde a penas he podido bajar a la calle, donde cada dos o tres horas me siguen dando bajones y lloro un montón porque la vida es asquerosa y pienso que ya se podría haber muerto cientos de cabrones que hay sueltos por ahí y no mi yaya, que debía de haber sido eterna.

Hoy pienso que no quiero perderla nunca, y espero poder seguir contando historias de ella, a mis nietos, de cómo le llenábamos la casa de lanas y nos hacía para merendar pan con chocolate o pan, aceite y sal,  o como nos bañaba en la pila de mármol de la cocina en verano, o que todos los miércoles iba a la peluquería, lloviese o tronase, ella iba. De lo limpísima que era, casi enfermizo. De la tele, gigante y del olor a calabaza asada.

Espero que en algún sitio esté, con mi yayo, yendo por ahí, con la moto y merendando en alguna parte. Mi yayo se sacará la navaja y cortarán algo de jamón y queso y ahí, a la fresca, sentados en algún merendero, serán super felices.




6 comentarios:

  1. Y seguro que ellos estan super orgullosos de ti ...
    Un besito Eva...
    Daniel Diez

    ResponderEliminar
  2. Cualquier tipo de comentario en un post como este es insuficiente... pero también es cierto que ante emociones así, pasar en silencio tampoco lo considero adecuado.
    Eres valiente y honesta, y tus yayos seguro que siempre lo han sabido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi mas sincero pesame Eva, yo perdi a mi abuela con 12 años, fue la ultima de todos los abuelos que me quedaba, yo tuve una relacion muy estrecha con ella, no hay dia que no piense en sus cosas, en sus historias y hazañas, si de verdad te ha hecho tan feliz tu yaya como a mi la mia, las historias que te cuente tu madre, tus tias, o las que recuerdes de ella, las llevaras en tu vida como estandarte, sera siempre tu heroina, tu ejemplo a seguir.

    Mi mas sincero pesame y espero que aceptes este duro momento.
    Un enorme abrazo y un mega beso, precioso texto, por cierto.

    ResponderEliminar
  4. Lo siento mucho Eva. Espero que de aquí a un tiempo todos esos bonitos recuerdos te hagan sonreír otra vez.

    ResponderEliminar
  5. Eva, siento mucho la muerte de tu yaya. La mía se fue hace unos meses y sigue enseñándome cosas, algunas muy importantes como que su amor es eterno, no se va, no perece, no es un recuerdo, es una realidad que cada día me acompaña.
    Estoy segura que el amor de tu yaya también te acompañará cada día. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. gracias a todos, de verdad, aún sigo soñando con ella, sueños buenos o no tan buenos y a menudo me despierto llorando.. la sigo echando tanto de menos...

    ResponderEliminar

Blogging tips