25.5.20

Hibris

El segundo poema de Duermevela va sobre la hibris. La hibris es un concepto griego que me encanta, se traduce como "desmesura", insolencia o falta de moderación. No hace referencia a un impulso irracional sino a un intento consciente de transgresión de los límites impuestos por los dioses a los mortales. Cuando una persona comete hibris es culpable de querer más que la parte que le fue asignada en la división del destino. El castigo a la hibris es la némesis, es el castigo que los dioses imponen con tal de devolver a la persona dentro de lo límites que cruzó. 

Aquel a quien los dioses quieren destruir,
primero lo vuelven loco.

Hay que entender que los griegos no tenían el concepto del pecado cristiano pero eso no significa que no pudieran sentir culpa o no entendieran el concepto de castigo divino, todo lo contrario, muchos personajes griegos y romanos fueron castigados por su hibris; Aquiles, Aracne, Eco, Edipo, Heracles, Ícaro, Minos, Narciso, Odiseo, Paris, Pandora o Sísifo. Muchos de ellos perdieron a sus familias, incluso a manos suyas, fueron transformados en criaturas animales o vegetales, o muertos por pequeños accidentes cuando se les pensaba inmortales como pena a su falta de medida.

Al mismo tiempo la palabra ababol me parece super interesante. Significa amapola y también como insulto hacia una persona distraída, simple o boba. La futilidad del tiempo, el instante, el salto y el querer algo que no te corresponde giraban en mi cabeza montando una historia desde hace años. Me gusta el concepto de castigo y asumir consecuencias, me recuerda a los Pinochos, a esos personajes que siempre cometen errores en su historia, pero que al contrario de los tiempos modernos, en la antigüedad esa desmesura en los cuentos se castigaba. 

No creo que el esfuerzo y la pasión te llevan a donde quieras, sentir que te mereces conseguir algo sólo porque lo deseas muy fuerte solo le pasa a la gente con familias con títulos o con dinero. 

En mi pequeño cuento - poema se describe el nacimiento de una ababol, criatura que ya apareció en Eerie, una boba que pide un deseo y la estrella se lo concede. Un poema intento de tres cuartetas con los versos finales asonantes. Me encanta que tenga un feliz justo, por cierto :)





Gracias por leerme :3



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips