10.7.13

entre gatos y pinturas


Me cuesta mucho salir de mi casa. Vivo con un cocinero friki y con una gata caprichosa, y a ninguno de los dos les veo muy a menudo. Bien sea por los horarios o por cosas del destino, la mayor parte del tiempo estoy sola entre lápices de colores y hojas de acuarela.


No es algo que me moleste mucho, disfruto enormemente de mi rutina, más o menos organizada; dibujar proyectos personales, proyectos que aun no sé que son proyectos, y proyectos de personas que contactan conmigo, mientras canto pongo música rarita, me hace sentir que mi trabajo es el mejor del mundo.


Me cuesta salir de mi casa porque es mi lugar seguro, huele bien, hay plantitas por todas partes y de vez en cuando una gatita se me enrolla entre las piernas cuando voy a por más té con leche a la cocina.


Siempre, cuando salgo, porque tengo un compromiso, de esos de horas y horas fuera, y llego a casa, adoro sentir que es mía, que la he elegido yo (y ella a mí) y la gati, para recibirme, se tumba panza arriba, con su pelito blanco suave para que la acaricie mientras ronronea.


Sin embargo, paso el día con Noe en su chalet, y me siento super feliz. Se respira algo bonito de verdad entre tantos gatos - todos tienen nombres preciosos! -, tanto verde y tanta historia. Hay pequeñas piezas de cerámica estratégicamente colocadas (o no) a cada paso que das. Piezas que pintó Noe y su hermano cuando eran pequeños, azulejos, baldosas, y platos hechos por su padre, llaves antiguas, cuadros, vida..! De alguna forma se respira y se siente mucho el cariño que brota de cualquier rinconcito y eso, me hace sentir en casa. Gracias Noe..

2 comentarios:

  1. Pero que mona eres *o*, es que esta es tu casa :D!

    ResponderEliminar
  2. oh que bonito!yo también paso muchas horas sola trabajando en casa y adoptar a mi gatito ha sido lo mejor del mundo^^

    ResponderEliminar

Blogging tips